Calabacín relleno de pollo


Hoy traemos un calabacín relleno de una bechamel con pollo que hemos gratinado en el horno y al que hemos acompañado con unas bolitas que hemos obtenido de vaciar los calabacines, rehogadas con un poco de aceite y pimentón.

Para el relleno he partido de unas pechugas de pollo que había cocido para hacer unas croquetas, pero por falta de tiempo no he llegado a hacer. Al final he cambiado su uso y ha quedado una receta rica.

La bechamel la hice a bulto, no pesé los ingredientes, pero bueno, lo único que nos quede más o menos espesa la salsa, pero al ir el calabacín cerrado por todas partes menos por arriba no hay problemas de que se salga el relleno porque esté más líquido.

Ingredientes (para 2 personas):

  • 4 trozos de calabacín.
  • Pechuga de pollo cocida.
  • Cebolla.
  • 1 vaso de leche.
  • 1 cucharada de harina.
  • 1 poco de pimentón.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Una pizca de sal

Elaboración.

Para cocer las pechugas, le echamos puerro, patata, zanahoria y agua y además de cocer las pechugas, tendremos un caldo de pollo la mar de rico.

Cocemos los calabacines un poco para vaciarlos más fácil. No os paséis porque luego van al horno para gratinarlos y se terminan de hacer.

Una vez fríos vaciamos los calabacines con una cuchara sacabolas. En el caso de no tener, con una cucharita pequeña lo podéis hace igual. El calabacín obtenido de vaciar los trozos grandes lo podéis reservar para rehogarlos con el aceite y pimentón y acompañar con ello a los calabacines rellenos o también como he hecho yo, echarlos a la bechamel, así lleva más verdura el relleno.


Para la bechamel, cortamos en juliana fina la cebolla y la rehogamos junto al calabacín obtenido de vaciarlos. Cuando esté prácticamente hecho, añadimos el pollo picadito, damos una vuelta y echamos la harina, que rehogaremos un poco para que no sepa a harina la bechamel. A continuación echamos la leche y no dejamos de remover para que no se hagan grumos hasta que espese.


Una vez que la bechamel está lista, rellenamos los calabacines, espolvoreamos por encima con poco de queso rallado y metemos al horno hasta que esté gratinado. Aproximadamente 10 o 15 minutos.

Para las bolas de calabacín, rehogamos las bolas en una sartén con un poco de aceite, y cuando estén un poco hechas, añadimos una pizca de pimentón y las dejamos que se impregnen un poco con cuidado que no se nos queme el pimentón porque si no amargará.

Servimos los calabacines acompañados con las bolas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Google Analytics Alternative