XXVI Salón del Jamón Ibérico de Jerez de los Caballeros



Un año más he podido disfrutar del Salón del Jamón Ibérico de Jerez de los Caballeros. Un Salón del Jamón Ibérico más que consolidado, ya que va por su XXVI edición, y en un marco incomparable como es el municipio de Jerez de los Caballeros.


Son muchas las actividades que tienen lugar esos días en el Salón relacionadas con el jamón ibérico, como mesas redondas, catas, concurso de corte, cursos de catas, maridaje, etc. Fuera del Salón también puedes realizar numerosas actividades como os voy a detallar. Eso sí, en todas el jamón ibérico estuvo presente de una u otra manera.

La mañana del sábado comenzó con la visita a la fábrica de embutidos Ibéricos Juanes, una fábrica con casi un siglo de historia donde miman el producto de principio a fin. Aquí conocimos todo el proceso desde que llega el jamón del matadero hasta que sale al mercado listo para su consumo. Todo este proceso puede durar hasta cuatro años. Esta empresa actualmente está sacando al mercado productos (incluido jamones) con el distintivo ecológico 100% y está inmersa en un proceso de producción donde está aplicando técnicas respetuosas con el medio ambiente desde la misma dehesa. No podíamos salir de allí sin probar algunos de los embutidos que allí se fabrican.



Nuestro siguiente destino fue un lugar donde disfrutar de la naturaleza, la dehesa. La dehesa es un ecosistema derivado del bosque mediterráneo constituido principalmente por dos especies arbóreas del género quercus, la encina y el alcornoque. En esta zona nos encontramos con la mayor extensión de este ecosistema de toda Europa. Aquí comienza el proceso del jamón ibérico, ya que es aquí donde los cerdos sueltos se alimentan de todo aquello que el bosque mediterráneo es capaz de proporcionales. Durante los meses de otoño prácticamente su único alimento es la bellota.

No solo pudimos disfrutar de la naturaleza y ver a los cerdos en su habitad natural, también hicimos un almuerzo campestre donde degustamos productos típicos de la zona: castañetas, guarritos fritos, caracoles, gurumelos o trigueros, todo ello regado con un magnífico vino como el Habla de la Tierra.



Después de la comida nos dirigimos al Salón del Jamón Ibérico. La entrada al salón es gratuita y está abierta a todos los públicos. Allí puedes ir a pasar el día, de hecho son muchas las familias o grupos de amigos que estaban allí pasando una jornada festiva. Puedes comprar un jamón o una paletilla ibérica para comer allí, además te regalan un jamonero, un cuchillo y hasta un delantal. Ahora ya cada uno puede dar a conocer ante los suyos sus dotes de corte de jamón. Si nos sabes cortarlo, allí hay numerosos profesionales de los que puedes aprender. También puedes asistir a alguno de los cursos de cata que tienen lugar durante los diferentes días del Salón.


Tras hacer una pequeña pausa en el hotel, pudimos degustar un bollo turco que nos trajeron los chicos de Temple Tour. El bollo turco es un dulce típico a base de almendra que se elabora en Jerez de los Caballeros desde al menos 1600. Si visitáis Jerez, no os podéis ir sin probarlo.


Si algo sería imperdonable en Jerez de los Caballeros sería no recorrer sus calles. Declarada Conjunto Histórico Artístico Monumental desde 1966, alberga un rico patrimonio histórico y monumentos de una gran belleza. Cabe citar las iglesias de Santa María, San Bartolomé, San Miguel o Santa Catalina, en todas ellas se alzan unas majestuosas torres y cada una de ellas con su correspondiente historia o leyenda.



Además de otros monumentos religiosos, encontramos también un gran número de palacios señoriales. Pero si a alguien debe Jerez de los Caballeros su fisonomía, su espíritu señorial e incluso su nombre es a los templarios. Los Templarios la engrandecieron e hicieron de ella una de las mejores posesiones de esta Orden en la Corona de León. Fortificaron el castillo, construyeron la muralla que hoy conocemos y levantaron la Iglesia de San Bartolomé. Cuando se ordena la disolución de la Orden del Temple, se refugian en su fortaleza los últimos caballeros del sur de Extremadura y resisten el asedio hasta que, tras una cruenta batalla, son vencidos, apresados y degollados en la torre del Homenaje. Desde entonces el lugar donde fueron ajusticiados se conoce como Torre Sangrienta. A mediados del mes de julio, Jerez de los Caballeros celebra su Festival Templario, que revive un siglo de su historia en escenarios naturales y paisajes sacados de estampas. Quizás buen momento para hacer una escapada a esta ciudad.


Para terminar la jornada, tan solo nos quedaba reponer fuerza, lo que pudimos hacer en una magnífica cena en el Restaurante Santa María. Estupenda ocasión para volver a degustar los productos de la zona, aquí no faltó entre otros los embutidos ibéricos, la torta de oveja de La Serena, los gurumelos, la presa ibérica o la serradura (postre típico portugués)


No puedo terminar sin agradecer a tod@s las personas que han hecho posible este maravilloso viaje, muy especialmente a RV Edipress, Temple Tour, Ayuntamiento de Jerez de los Caballeros, Diputación de Badajoz e Infeje.

2 comentarios:

  1. Buen resumen, Carmelo.

    La verdad es que una buena fecha para conocer el pueblo es justo ese fin de semana.

    Yo estoy convenciendo a mis amigos para hacer in fin de rural por allí. Lo malo es que estamos dispersados y los q viven en Cádiz se hacen unos cuantos km.. Todo se andará 😊

    Fue un placer volver a verte.. Te digo lo que a Carmen y a Silvia, alasque ya he leído, esperemos que haya más ocasiones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Amigo Carmelo, un placer leerte y ver esas fotografías.

    Nos alegramos cuando supimos a través de las RRSS tus andanzas por Jerez de los Caballeros, y ahora lo volvemos a hacer al ver todo lo que vistes, aprendiste y disfrutaste.

    Abrazos

    Ana y Víctor

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Google Analytics Alternative