Huevos a baja temperatura, boletus y caldo de pollo




Esta es una receta sencilla de hacer, donde con pocos ingredientes conseguimos un resultado magnífico. Todos los ingredientes que conforman el plato tienen su importancia, no puedo menospreciar ninguno de ellos.


El caldo de pollo es una parte importante del plato, por tanto es primordial que sea de calidad, aunque lo mejor es hacer uno casero.

El huevo cocido a baja temperatura con la yema un poco más líquida de lo habitual, que se funde con el caldo. También podéis poner un huevo poché, el inconveniente es que la clara os quedará algo más cuajada. En la receta de timbal de morcilla y huevo poché, podéis ver una forma fácil de hacerlo.




El pollo son trocitos que he cogido después de hacer el caldo. También podéis saltear en una sartén a fuego fuerte unos trocitos de pollo fresco junto a cebolla troceada fina. Esta última forma me gusta más porque el pollo queda más jugoso que el obtenido de hacer el caldo, además de tener el sabor que le aporta la cebolla.

El otro ingrediente, los boletus, son congelados, aunque en breve podremos disponer de frescos. También los podéis sustituir por champiñones.


Ingredientes:
  • 750 ml. de caldo de pollo.
  • Un poquito de pollo cocido.
  • 4 huevos.
  • 400 gr. de boletus congelados.
  • 2 dientes de ajo.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

Elaboración:

Habitualmente por comodidad utilizo el Thermomix para cocer los huevos a baja temperatura, pero lo podéis hacer de forma tradicional en una cazuela y con un termómetro. Si quieres ver las diferentes formas de hacerlo, échale un vistazo a la entrada huevo cocido a baja temperatura sobre boletus, teniendo en cuenta, como he comentado anteriormente, que aquí lo dejaremos un poco menos de tiempo para que la yema nos quede semilíquida.

Poner el cestillo dentro del vaso del Thermomix y llenar hasta 4 o 5 dedos por encima del cestillo. Programar 60º, 8 minutos, velocidad 2. Cuando la temperatura sea de 60º, introducir los huevos y programar 40 minutos, 60º, velocidad 2.

Mientras se cuecen los huevos, cortar los boletus descongelados en trocitos pequeños y escurrir el agua. Poner una sartén con un chorrito de aceite a fuego suave y freír los ajos laminados. Una vez dorados retirarlos, subir el fuego y saltear los boletus. Si son congelados los tenéis que hacer a fuego fuerte para se evapore el agua que sueltan.

Minutos antes que terminen de cocerse los huevos, poner una sartén antiadherente untada con aceite a fuego medio.

Cuando los huevos estén cocidos pasarlos por la sartén unos segundos, el tiempo necesario para que la clara, que estará un poco líquida, se cuaje. No lo tengáis mucho tiempo porque la clara se hará de más y la yema se cuajará, quitándole parte de la gracia al plato.


Montaje del plato:

Poner en el centro de un plato hondo el huevo cocido y alrededor los boletus y trocitos de pollo. Regar con el caldo de pollo muy caliente.



6 comentarios:

  1. He de reconocer que es una receta curiosa, pero no me importaría probarla, la verdad ^o^

    Bss
    Con Especias

    ResponderEliminar
  2. Muy original, seguramente la yema mezclando con el caldo esté deliciosa! Y el caldo con sabor a boletus también tiene que estar de vicio! Bss

    ResponderEliminar
  3. guauu me encanta este plato. Me llevo tu receta. Besotes.

    ResponderEliminar
  4. Que rico, me encanta este plato entero, el sabor, el color, el aspecto, la presentación... en fin todo. Besos

    ResponderEliminar
  5. Menuda pinta que tiene. Una receta riquísima con una perfecta presentación. Un saludo de Las Chachas

    ResponderEliminar
  6. me he quedado flipada, con la thermomix...esto lo tengo que probar!!!!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Google Analytics Alternative