Mermelada de piña y mango



Si eres de l@s que te gusta poner mermelada a las tostadas, no hay nada mejor que utilizar una mermelada casera.



Sin duda en el mercado hay magníficas mermeladas, pero son varios los motivos que me mueve a realizar una casera. Entre los principales está el que puedo elegir la fruta o combinación de ellas con las que prepararla, ya que no siempre la podemos encontrar fácilmente de nuestra fruta favorita, y menos en el caso que queramos combinar varias.

Otra no menos importante es que la mayoría suelen tener una proporción de azúcar muy elevada. Haciéndolas en casa podemos escoger que cantidad a utilizar. Además podemos hacerla con la fruta madura, lo que hará que esté más rica y al mismo necesitar menos azúcar añadida.

Eso sí, si las preparamos en casa, tenemos que tener cuidado con su conservación. Esterilizar bien los botes y hacer correctamente el vacío el primordial. Yo lo que suelo hacer es preparar poca cantidad 8normalmente un par de tarros) y conservarla en el frigorífico.

Si no eres de l@s que consumen la mermelada en tostadas, también la puedes utilizar para elaborar alguna receta salada. En breve os mostraré una donde precisamente he utilizado esta mermelada de piña y mango.

A la hora de hacerla la podéis hacer de forma tradicional, al fuego en una cazuela o bien en Thermomix. En este último caso es más cómodo porque el robot controlas el tiempo y la temperatura de forma automática y al no tener que estar moviendola puedes estar haciendo otras cosas mientras tanto.

Como pongo poca cantidad de azúcar, para que espese añado un poco de pectina, pero si no tienes puedes añadir agar-agar, que es un espesante vegetal procedente de un alga. El agar-agar lo puedes encontrar en herbolarios o supermercados y la pectina en farmacia.


Ingredientes:
  • 500 gr.de piña fresca.
  • 300 gr.de mango.
  • 1 limón pequeño.
  • 300 gr.de azúcar.
  • 1 cucharadita de pectina.

Elaboración:

Pelar la piña, quitar la parte dura central y reservar 500 gr. Pelar el mango y quitar el hueso, reservar 300 gr. Pelar el limón, quitar totalmente toda la parte blanca y las pepitas. Triturar la fruta junto al limón, dejándola con trocitos según el gusto de cada uno.

Si la hacemos en el Thermomix o similar, añadir el azúcar y programar 30 minutos, 100º, velocidad 2. Cuando le falte 5 minutos para terminar, añadir la pectina.

En cuanto termine, rellenar los botes prácticamente hasta arriba, cerrar y dar la vuelta para que haga el vacío. Cuando esté fría, conservar en el frigorífico hasta su consumo.

Como ya he dicho anteriormente, si no tienes Thermomix, la puedes hacer sin ningún problema al modo tradicional, es decir en una cazuela en el fuego, lo único que tienes que mover de vez en cuando para que no se agarre y tener mucho cuidado para no quemarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Google Analytics Alternative