Encuentro de bloggers en torno a la uva bobal


Hace unos días asistimos como invitados al encuentro que organizó la D.O. Utiel-Requena en torno a la uva bobal con el fin de dar a conocer los excelentes vinos y bodegas que se encuentran adheridos a esta denominación de origen.



El día comenzó con la bienvenida que nos ofreció José Luis Robledo, presidente del CRDO Utiel-Requena. A continuación fue Daniel Expósito, enólogo de la Bodega Dominio de la Vega el que nos hizo una descripción de la zona y de la variedad autóctona de la zona, la uva bobal.


La D.O.P. Utiel-Requena abarca una superficie de 40.000 hectáreas con un diámetro de 45 Km y engloba a 9 municipios. Esta zona presenta un clima mediterráneo con inviernos muy fríos y veranos muy calurosos. La diferencia de temperatura entre el día y la noche en verano puede llegar a ser de 15º. Por todo esto la uva bobal es muy resistente a las heladas y las sequías, lo que le confiere algunas de sus características, como una piel gruesa con un elevado contenido de resveratrol, sustancia cardiosaludable y anticancerígena, que contribuye a metabolizar las grasas.

El tener la piel dura y gruesa con gran cantidad de tanino hace que el vino que se obtiene tenga un color intenso, con mucho cuerpo y sabores complejos.

Después de la estupenda charla pasamos a realizar una cata a ciegas de varios tipos de vinos, todos elaborados con bobal. Cada uno de ellos maridados  con un aperitivo diferente.



Los vinos catados fueron por este orden: rosado del 2010, tinto joven del 2010,  tinto con barrica del 2008, tinto coupage de diferentes añadas, 2005, 2006 y 2007, tinto dulce del 2007  y terminamos con un tinto de guarda del 2001.


A continuación nos dirigimos a Requena a visitar las Cuevas de la Villa, todo un entramado de cuevas subterráneas, que aún hoy se siguen desescombrando y recuperándolas.


Tras una comida regada con algunos de los vinos de la selección de 2010 nos fuimos a Utiel a visitar la Bodega Redonda, sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Utiel-Requena, además de museo del vino, que alberga en su interior colecciones de aperos de labranza y laboreo, fotografías y licores del finales del siglo XIX. También muy interesante el taller de los aromas, donde existen numerosos aromas que tienen que ver con el vino para intentar descifrarlos antes de mirar a ver de cual se trata.


Podéis ver una visitas virtual aquí.

Posteriormente las bodegas invitadas nos ofrecieron una cata de sus vinos más emblemáticos, aquí estaban presentes Vera de Estenas, Carres, Coviñas, Dominio de la Vega, Chozas Carrascal y Latorre.


En esta zona de España se elabora vino desde el siglo V a.de C, prueba de ello es el recién excavado yacimiento de las Pilillas, donde se pueden apreciar a un conjunto lagares excavados en la rocas dedicados al prensado de uva para la obtención de mosto dedicado a la producción de vino, además de restos de edificios relacionados con la actividad de la vinificación.


Tras esta estupenda visita nos dirigimos a donde iba a tener lugar la cena, al Museo de Sisternas, un caserío de principios del siglo XX, que además es museo del vino y la vida rural. Pudimos degustar una cena estupenda a base de productos típicos de la zona, entre los que se encontraban embutidos y carnes asadas con sarmientos.

En el museo de la vida rural, los que somos de pueblo y tenemos cierta edad pudimos recordar muchos objetos que nosotros sí que hemos conocido aunque no lo hayamos utilizado.


El día siguiente era el día de las visitas a las bodegas, después de hacer grupos y repartirlas, a nuestro grupo nos tocó la Bodega Chozas Carrascal y la Bodega Coviñas, dos bodegas muy diferentes, pero con grandes vinos.

La Bodega Chozas Carrascal es una bodega familiar, donde la familia López-Peidro ha conseguido hacer realidad su sueño de tener una bodega. Julián López fue quien nos acompañó durante toda la visita y nos transmitió de una forma maravillosa su pasión por el mundo del vino.


Comenzamos dando un paseo por sus viñas, donde conviven 11 variedades diferentes, ya que esta bodega se decanta más por los "coupages" que por los monovarietales. Todos los vinos a partir del 2010 llevan el sello de "vino ecológico"


Después de disfrutar del paseo, pasamos a visitar la bodega, donde pudimos comprobar como las nuevas tecnologías están presentes.


Aunque ya el día antes habíamos catados varios de los vinos de Chozas Carrascal, aquí pudimos catar el resto de sus vinos, incluido su cava y el vino dulce Domaine Perna Batut, que elaboran en Francia.


La Bodega Coviñas es una bodega grande, quizás la de mayor producción de la Comunidad Valenciana, que nace en 1965, pero que se ha sabido adaptarse a los tiempos, tanto en la tecnología utilizada como en los vinos que elabora.

Su enóloga fue la encargada de enseñarnos todas sus instalaciones. Impresionantes resultan sus enormes depósitos de acero inoxidable, el laboratorio, planta de embotellado, así como la nave de crianza, donde caben 10.000 barricas.


Aquí podéis apreciar algunos de los vinos que catamos, así como uno de los cavas que elaboran. Ya habíamos catados el día antes otros de sus vinos.


Para la mayoría de los bloggers que asistimos ha sido todo un descubrimientos los vinos de esta zona de España, ya que los vinos que están amparados por esta denominación de origen, fuera de aquí no es fácil encontrarlos en las cartas de los restaurantes ni en la mayoría de los supermercados. Por todo esto, nos volvimos a casa con una experiencia inolvidable y con muchos vinos a tener en cuenta en nuestra próxima elección de vinos.

No quiero terminar sin agradecer a todas las personas que han hecho posible este encuentro y muy especialmente a Ana de Cocina con Poco y a Carolina de la D.O. Utiel-Requena, que hizo que nos sintiéramos como en casa en todo momento.

3 comentarios:

  1. Felicidades que tengas un buen dia.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vosotros !! por fin he podido leerlo me daba error.
    Un besote a los dos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Google Analytics Alternative