Carpaccio de calabacín



Hoy os traigo una receta muy sencilla de hacer y que a todo el que la prueba le sorprende por el sabor y lo agradable de comer, ya que se trata de calabacín completamente crudo.

Si eres de l@s que te extrañas por encontrarte en un plato el calabacín sin cocinar, te recomiendo que lo pruebes y me dices que te ha parecido. A todas la personas que lo han probado de esta manera en casa al principio les ha sorprendido, pero a continuación todas han repetido y les ha gustado el resultado.

Sin más paso a describiros los ingredientes y la forma de preparar este carpaccio. Seguro que en un futuro haré modificaciones y volveré a preparar un carpaccio con calabacín como base.


Ingredientes:
  • Calabacín.
  • Aceite de trufa.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Queso Parmesano o Grana Padano.
  • Piñones.
  • Sal Maldon.


Elaboración:

En una sartén sin aceite y a fuego suave tostar los piñones. Reservar.

Lavar muy bien el calabacín, ya que no lo vamos a pelar. Yo para esto tengo en la cocina un cepillito que solo utilizo para estas cosas. A continuación cortamos rodajas muy finas con una mandolina, un cortafiambres, o si no tienes, con un cuchillo muy afilado.

Pintar con una brocha la base del plato con aceite de oliva. Poner en el plato las rodajas de calabacín cubriendo toda la base. A continuación poner una gota, como mucho dos, de aceite de trufa sobre cada rodaja de calabacín. No pongáis más porque es muy aromático y os matará el resto de sabores.

Esparcir sobre el calabacín trocitos de queso, piñones tostados y sal Maldon. Terminar con un chorrito de un buen aceite de oliva virgen extra.

1 comentario:

  1. Carmelo..... no me acordaba que lo había visto en tu blog. Me parece una receta fantástica para estrenar mi mandolina.
    Un besote,
    Mar

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Google Analytics Alternative