Pechuga de pollo asada a la sal sobre pimiento asado




Hasta ahora nunca había cocinado el pollo de esta manera, a la sal. Había hecho diferentes pescados, e incluso cinta de lomo de cerdo, pero pollo esta es la primera vez.



El cocinado o asado a la sal consiste en cubrir un alimento completamente con sal marina gruesa de manera que se forme una costra y no salga la humedad. Con esto lo que conseguimos es que el alimento mantenga todo su jugo y el intercambio salino sea el justo.


Ingredientes:
  • 4 pechugas pequeñas o 2 grandes (sobre 800 gr. en total)
  • 1 pimiento rojo.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 kg de sal gorda.
  • 1 cebolleta.
  • 2 dientes de ajo.
  • Un poco de azúcar.
  • 4 rodajas de limón.
  • 4 hojas de laurel.
  • 2 dientes de ajo.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Elaboración:

Lavar bien los pimientos, secarlos y pincelarlos con aceite de oliva. Precalentar el horno a 180º y asar los pimientos durante 45 minutos. Cuando lleven 25 minutos dar la vuelta. Cuando termine el tiempo, sacarlos del horno, tapar la bandeja y dejarlos hasta que se enfríen un poco y podamos perlarlos y quitar las pepitas. Colar el líquido que han soltado y reservarlo junto a los pimientos.

Quitar posibles restos de grasa que puedan quedar en las pechugas. Lavar bajo un chorro de agua fría y secar con papel de cocina. Si son muy grandes cortar a la mitad. Nos tienen que quedar cuatro trozos, uno por persona.

En una bandeja de horno, poner una capa de sal, encima las cuatro hojas de laurel y sobre cada una de ellas una pechuga. Encima de cada pechuga disponer una rodaja de limón. Cubrir las pechugas con el resto de sal, deben quedar totalmente cubiertas. Espolvorear la sal con un poco de agua y prensar con la mano.

Precalentar el horno a 220º y hornear las pechugas durante 20 minutos. Pasado el tiempo sacar del horno romper la sal y sacarlas. Limpiar bien la sal de las pechugas con papel de cocina.

Poner en un cazo el jugo que han soltado los pimientos junto a un poco de azúcar y reducir hasta que tenga consistencia de jarabe.

Poner una cucharada de aceite en una sartén y dorar los ajos laminados. Cuando estén bien dorados quitarlos y saltear durante unos segundos los pimientos cortados en tiras, el tiempo necesario para que cojan temperatura.


Emplatado:

Poner en el plato las tiras de pimiento y sobre ellos un poco de cebolleta fresca. Poner encima una pechuga de pollo troceada. Terminar con un chorrito de aceite de oliva y un poco del jugo reducido de los pimientos.

2 comentarios:

  1. Una manera más de tomar el pollo. Nunca lo he hecho así, me lo apunto!

    Bss.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado la idea del limón y el laurel, cuando he hecho algo la sal nunca había puesto nada entre medias.
    Y si quieres un truco, yo cuando pongo la sal el agua lo añado con la botella de spray de los tiestos, así queda más igual todo.
    besos,

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Google Analytics Alternative