Magret con salsa de orejones y patatas a la vainilla


El magret es la pechuga de pato cebado. Es una carne muy apreciada y que casa muy bien con salsas dulces a base de frutas, por eso hemos decidido presentarla con una salsa de orejones que queda muy rica y es muy rápida y fácil de hacer.



Aunque en la cocina lo importante es cocinar cada cual a su gusto, esta carne al ser muy magra, para que quede jugosa es importante tener cuidado al cocinarla, no debe quedar excesivamente cruda, pero menos aún demasiado hecha.

Es importante cocinarlo entero y no pincharlo bajo ningún concepto para ver si está hecho o al darle la vuelta, ya que se escaparían sus jugos y nos quedaría seco.

Tenemos que tener en cuenta que el magret es una carne que aporta muchas calorías debido a la forma de engorde de los patos para la producción del foie. Por contra, es rica en proteínas y vitaminas.

Ya sabéis que soy un fiel defensor del aceite de oliva virgen, de hecho las patatas las he cocinado con él. Sin embargo, la próxima vez las haré con aceite de girasol, porque aunque he utilizado un aceite muy suave, el sabor del aceite ha enmascarado el de la vainilla. Por esta razón creo que es más idóneo utilizar en esta ocasión un aceite más neutro, como por ejemplo el de girasol.


Ingredientes para 4 personas:
  • 2 magrets de pato.
  • 10 orejones de albaricoque.
  • 300 ml.de agua.
  • 1 patata.
  • 1 vaina de vainilla.
  • Aceite de oliva virgen extra suave.
  • Sal en escamas.


Elaboración:

Para la salsa de orejones:

Ponerlos a hervir durante 10 minutos con el agua. Pasado este tiempo, triturarlo todo con la batidora y pasarlo por el chino para que nos quede una salsa fina.


Para las patatas a la vainilla:

Pelar y cortar las patatas en rodajas como si fuesen para una tortilla de patatas. Secarlas con papel de cocina.

Poner una sartén con abundante aceite. Abrir al medio la vaina de vainilla, raspar el interior sobre el aceite y echar también la vaina.

Hacer las patatas a fuego bajo, como si las confitásemos. Cuando vayan ablandándose pasarlas a una fuente apta para horno, poner a punto de sal y hornear durante 20 minutos a 180º



Para los magrets:

Si los magrets vienen envasados al vacío, sacar de la bolsa una hora antes, limpiarlos y secarlos bien con papel de cocina. Dejarlos a temperatura ambiente para que la carne pierda frío y se atempere.

Con un cuchillo afilado, hacer unas incisiones en forma de rombo por la parte de la grasa teniendo cuidado de no llegar a la carne. Esto hará que la grasa drene bien y eliminaremos el exceso de ella.

Poner una sartén a fuego medio-fuerte sin nada de grasa y hacer primero los magrets por la parte de la grasa durante 4 minutos. Debe quedar crujiente. Quitar la grasa que ha soltado y dar la vuelta para sellar la carne por el otro lado. Hacer durante 2 minutos. Debe quedar rosa por dentro.


Sacar de la sartén y dejar un par de minutos para que los jugos internos se distribuyan bien. Salpimentar.

A la hora de emplatar, poner unos medallones de magret a un lado del plato y acompañar con la salsa de orejones y las patatas a la vainilla.


14 comentarios:

  1. Cada día te superas más ;) Y nos encanta! Porque encontrar gente como tú que nos sorprenda con la cocina usando materias auténticas no hay mucha!

    Enhorabuena!

    Un gran saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Carmelo, me ha llamado mucho la atención el nombre de la receta y, según iba leyendo, me daba cuenta de que mi instinto no me había fallado. Todo me resulta delicioso y veo clarísimamente lo bien que casan los tres ingredientes del plato. Toda una experiencia gourmet en la mesa !!!

    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, desde luego a la carne de pato (confit, foie, magret...) le va muy bien salsas tipo mermeladas, con esta he pretendido que sea un poco menos dulce.

      Eliminar
  3. Me parece de lo más original el acompañamiento y la salsa. Esas papas a la vainilla suenan muy bien y la salsa de orejones de maravilla.
    ¡Un abrazo. Feliz semana!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado esta salsa, además es muy sencilla, esta mezcla de sabores tiene que quedar fenomenal.
    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces no hace falta complicarse para tener un plato rico

      Eliminar
  5. Gracias por compartir tus conocimientos. Hace un tiempo hice unas papas parecidas y no acabaron de gustarnos. No analicé el por qué, pero creo que has dado en el blanco: el aceite. Las poché en aceite de oliva :-/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si queremos que predomine un sabor sutil (como la vainilla en este caso), no podemos enmascararlo con otro, por eso lo de utilizar un aceite más neutro que prácticamente no nos aporte sabor a las patatas para que así podamos apreciar ligeramente la vainilla.

      Eliminar
  6. Muy interesante la salsa, por que ademas tiene pinta de casar estupendamente con el pato. Tomo nota. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que ha sido una combinación muy acertada. El resultado ha sido estupendo. Gracias Mer

      Eliminar
  7. Que bueno el magret, pero me has ganado con esas patatas, son nuevas para mi y deben estar deliciosas. Besos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Google Analytics Alternative