Huevo, alcachofas, guisantes y tocino ibérico



Con esos cuatro ingredientes del título de esta entrada, más aceite de oliva virgen extra y sal, hemos preparado un plato que se nos saltaban las lágrimas.

Si ya de por sí esos ingredientes son soberbios, si los cocinamos y presentamos de la manera que lo hemos hecho en esta receta, estaréis de acuerdo conmigo con lo dicho anteriormente.

Como vais a ver, los ingredientes apenas los hemos condimentado, pero eso es lo que queríamos, que mantuviesen su sabor lo más natural posible.

El huevo cocido a baja temperatura, a 60º durante 60 minutos, consiguiendo una yema con una textura espectacular.

Las alcachofas confitadas en un buen aceite de oliva virgen extra, sobre 80º una hora y media aproximadamente.

Los guisantes frescos, recién desgranados de su vaina, cocidos durante unos 10 minutos. A continuación a un recipiente con agua con hielo para parar la cocción y para que mantengan el bonito color verde. Posteriormente repelados.

El tocino ibérico de bellota, tan solo curado con sal, cortado muy fino para que al ponerlo sobre el huevo y las alcachofas calientes se funda. De ahí la importancia que sea ibérico de bellota, no solo por su sabor, sino para que funda con una temperatura no muy alta.

Todo esto aderezado con un poquito de sal en escamas y tenemos un plato de 10.


Ingredientes:
  • 1 kg de alcachofas.
  • 4 Huevos.
  • 200 gr.de guisantes frescos.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 4 lonchas muy finas de tocino ibérico de bellota.

Elaboración:

Limpiar bien las alcachofas quitando las hojas exteriores hasta quedarnos con el corazón. Quitar la copa de la alcachofa y los pelillos que tienen por dentro. Cortarlas en cuartos y ponerlas en un recipiente con agua y perejil para que no se ennegrezcan. Escurrirlas y secarlas con papel de cocina.

Poner una cazuela con abundante aceite de oliva virgen extra y cuando llegue a 80º, echar las alcachofas y mantenerlas a esa temperatura durante aproximadamente hora y media.

Desgranar los guisantes y cocerlos en agua ligeramente salada durante unos 10 minutos. Escurrir y pasar a un recipiente con agua con hielo. Una vez fríos, sacar del agua y repelarlos quitándole la piel exterior. Reservar.

Poner los huevos en el cestillo del Thermomix y poner en el vaso el agua suficiente para que queden cubiertos. Una vez que el agua ha alcanzado los 60º, introducir el cestillo con los huevos en el vaso y programar 60 minutos, 60º, velocidad 2. Cuando termine el tiempo, sacar y cascarlos enseguida o en caso contrario ponerlos en un recipiente en agua fría para que no se sigan cociendo.

Si no tienes Thermomix, los puedes cocer en una cazuela. Podéis mirar la entrada huevo cocido a baja temperatura sobre boletus donde os explicamos como hacerlo.

Poner en el plato las alcachofas confitadas calientes y escurridas de aceite y el huevo cocido caliente. Sobre ellos el tocino cortado en trocitos pequeños y muy finos. Acompañar con los guisantes y aderezado con sal en escamas sobre las alcachofas y el huevo.


1 comentario:

  1. Al ver el plato imagino las texturas y veo los colores y flipo, nunca he cocinado a baja temperatura, creo que no tengo paciencia pero desde luego bien merece el tiempo dedicado. Saludos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Google Analytics Alternative