Fideuá de pulpo con calamares



Una fideuá de pulpo sin pulpo. ¿Qué cómo es eso? Muy sencillo, para realizar este plato en lugar de preparar un fumet de pescado, hemos utilizado el caldo que ha quedado de cocer un pulpo fresco que compré y cocí en casa.

En numerosas ocasiones hago referencia a la importancia de aprovechar al máximo los alimentos que adquirimos e incluso las sobras no consumidas. Siempre he creído que un buen cocinero debe ser capaz de sacar el máximo provecho a los productos con los que trabaja. Evidentemente hay muchos restos que no se pueden utilizar y deben terminar en la basura, pero estaréis conmigo que otros muchos sí y además con resultados sorprendentes; como en este caso que incorporamos ese estupendo sabor del pulpo a la pasta.

Todavía recuerdo, hace muchos años cuando empezaba a cocinar, comprar pescado y dejar en la pescadería la cabeza y las raspas. Actualmente siempre me las llevo y terminan infusionando un buen fumet. Siempre tengo caldos en el congelador para cualquier elaboración que necesite. Se da el caso, que algunas veces he comprado el pescado porque necesitaba hacer un caldo para algún plato y he utilizando en ese momento su cabeza y espina y congelando el resto.

También en el blog no hace mucho poco incorporé la categoría "cocina de aprovechamiento" donde quiero reivindicar esa segunda oportunidad que podemos darle a ciertos ingredientes.


Ingredientes:
  • 250 gr. de fideuá.
  • 700 ml. del caldo de cocer el pulpo.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1/2 pimiento verde.
  • 1 zanahoria.
  • 1/2 cebolla.
  • 1/2 tomate rallado.
  • 3 calamares medianos.
  • 10 langostinos crudos.
  • Unas hebras de azafrán.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Elaboración:

Separar la parte de los tentáculos del cuerpo de los calamares. Quitar la telilla que los recubre. Quitar de la parte de los tentáculos la parte de los ojos y la boca, así como todo el aparato digestivo que habrá salido también unido a ellos. Tener cuidado de no mancharnos con la tinta. Lavar bajo un chorro de agua fría. Dar la vuelta al cuerpo del calamar y limpiarlo también bien por dentro quitando la pluma (parte dura y plana que se encuentra en el interior), así como los resto de vísceras que hayan podido quedar. Una vez limpio, secar bien con papel de cocina. Dejar los tentáculos enteros y el cuerpo cortarlo en forma de anillas. Reservar.  

Dorar en una cazuela donde previamente hemos puesto un chorrito de aceite de oliva virgen extra, todas las verduras excepto el tomate.

Cuando comience a estar tierna, añadir el tomate rallado y dejar unos minutos hasta que veamos que éste está bien hecho. En ese momento subir el fuego y rehogar durante un minuto los calamares junto con las verduras.

Mientras tanto poned el caldo al fuego hasta que comience a hervir. En ese momento bajar el fuego, pero mantener el caldo muy caliente.

Incorporar la fideuá y rehogar el conjunto un par de minutos. Echar el caldo caliente y dejar cocer unos 8-10 minutos hasta que la pasta esté al dente. Mirar en el envase el tiempo de cocción, aunque lo mejor es ir probando y un instante antes de que esté en el punto que te gusta apagar el fuego. Dejar reposar un par de minutos antes de servir en los platos.



Nota: tened siempre un poquito más de caldo del necesario al fuego por si se os queda seco antes de que la pasta esté en su punto y tenéis que añadir un poco más de caldo, no parar la cocción. Como a mí me gusta seco, prefiero quedarme corto y luego añadir un poco más si fuese necesario a que me pase y me quede muy caldosa. Pero, como se suele decir, para gusto, los colores.

3 comentarios:

  1. La fideua me encanta en cualquiera de su formas, esta tuya tiene que estar deliciosa.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Que buena debe estar esta fideuà.
    Con tu permiso me quedo por aquí.
    Un saludo.
    http://hogardiez.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Pues si señora. En cocina se debe de aprovechar todo lo q se pueda y tu lo has bordado

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Google Analytics Alternative